Las sociedades europeas del siglo XXI se enfrentan a muchos retos sociales, políticos y económicos.

En el plano social, muchos ciudadanos están excluidos de participar en la sociedad y de llevar una vida digna. Nuestro sistema descuida a determinados grupos y regiones desfavorecidos. Los pilares de nuestro sistema social -la base de nuestras sociedades- son cada vez menos sostenibles. La inmigración y la integración requieren un replanteamiento de nuestras identidades nacionales y europeas y una ampliación de nuestra idea de solidaridad.

La política nacional parece estar atascada en viejas divisiones de izquierda contra derecha y liberal contra conservadora, pero no da respuestas en un mundo inseguro y cambiante. Esta inseguridad percibida crea un espacio para los movimientos y partidos extremistas, que ofrecen respuestas ya preparadas y simplistas a cuestiones de seguridad, identidad y solidaridad. La Unión Europea, el proyecto político y social de nuestros abuelos y padres, está bloqueada por las disputas de competencia y la falta de alineación con los intereses compartidos.

Nuestras economías nacionales enfrentan bajas tasas de crecimiento, sectores financieros descarrilados y carecen de las condiciones para fomentar la innovación. Las crisis económicas tienen efectos perjudiciales en nuestra vida cotidiana. Las economías divergentes se convierten en una amenaza para la cohesión europea. La digitalización y la automatización de la mano de obra amenazan con hacer que gran parte de nuestra fuerza laboral quede obsoleta, mientras que los mercados globalizados ejercen presión sobre nuestros niveles salariales. Los mercados se vuelven cada vez más influyentes en la configuración de muchas esferas de la sociedad, desde la educación hasta las artes y las ciencias.

El movimiento

Volt es un movimiento progresista paneuropeo.

(1) Paneuropeo, porque creemos firmemente que además del cambio a nivel nacional, necesitamos una Europa fuerte y unida para hacer frente a los retos descritos

(2) Progresista, porque promovemos nuevas respuestas para construir un futuro mejor, en lugar de perseguir imágenes equivocadas de un pasado ya lejano

(3) Un movimiento, porque es hora de unirnos y convertirnos en una voz fuerte para promover nuestras creencias.

Volt cree firmemente que los Estados europeos y Europa en su conjunto pueden superar los actuales desafíos sociales, políticos y económicos; y que nuestro viejo continente puede convertirse en una zona de sociedades altamente funcionales, habitables e iluminadas. Volt cree firmemente en la toma de decisiones democráticas con respecto a su propia agenda política, no en la línea de las doctrinas clásicas de los partidos.

El individuo, el Estado y la economía

Los derechos del individuo
Creemos en el derecho de los individuos a elegir cómo quieren vivir su vida. Esto incluye el derecho a elegir la religión, el sexo, la orientación sexual, la educación secundaria, la profesión y los objetivos personales. Además, creemos que los individuos deben tener el derecho y el deber de contribuir al desarrollo de su propia comunidad, para moldear una sociedad más eficiente e inclusiva.
El papel del Estado
Creemos que el Estado es el garante de los derechos de cada individuo, el facilitador de la plena participación de los jóvenes y de las personas vulnerables en la sociedad, y el sistema de solidaridad mediante el cual garantizamos un nivel de vida mínimo digno para todos. Nadie debe quedarse atrás. Como medio, más que como fin en sí mismo, creemos que el Estado debe intervenir lo menos y lo más rápido posible, y tanto y tanto tiempo como sea necesario. Creemos que el gobierno debe decidir regular y democráticamente el camino a seguir y evaluar constantemente la eficacia del Estado en todas sus dimensiones.

Economía libre y justa
Creemos que una economía de mercado libre y abierta, dentro de las reglas de un sistema jurídico que funcione y con igualdad de oportunidades para participar y prosperar, crea la mayor riqueza posible para todos. Creemos que el Estado no puede planificar ni prever innovaciones, sino que necesita crear un espacio para que se produzca la innovación y permitir la investigación. Creemos que la economía de mercado crea desequilibrios sistémicos, que es preciso contrarrestar. Creemos que la aglomeración de riqueza adicional debería ser posible para los que trabajan duro. Creemos que el derecho a una vida decente incluye el ocio. Creemos que debemos valorar todas las profesiones, especialmente las que más benefician a nuestras sociedades, por ejemplo, las de educación y cuidado.

Definición de éxito

Nuestra visión a largo plazo se basa en tres objetivos fundamentales:

(1) Maximización de la prosperidad
La maximización de la prosperidad económica de las naciones europeas y de sus ciudadanos de una manera sostenible.

(2)Eliminación de prejuicios y barreras
La eliminación de los prejuicios y las barreras sociales que causan el sufrimiento y la discriminación de las personas que pertenecen a minorías y grupos históricamente discriminados, o que proceden de entornos socioeconómicos desfavorecidos.

(3)Integración europea
La creación de un Movimiento Progresista Paneuropeo, basado en los Movimientos Progresistas a nivel nacional, para fomentar la integración europea en un futuro próximo.

Principios para el sector público

Al diseñar políticas y trabajar en el sector público, ponemos especial énfasis en tres principios clave para mejorar el impacto actual de la administración pública.

(1) Innovación
Expresamos nuestra ambición de mejorar constantemente el sector público y las normas socioeconómicas de nuestros países.

(2) Eficiencia
Expresamos la necesidad de hacer el mejor uso de nuestros recursos humanos, naturales y económicos, para combatir el despilfarro y valorar los recursos que se nos dan. Ponemos un gran énfasis en avanzar hacia un enfoque de administración de nuestros recursos naturales.

(3) Igualdad de oportunidades
Expresamos nuestra convicción de que cada ciudadano debe enfrentar las mismas oportunidades de desarrollo y éxito personal, independientemente de su edad, región, raza, sexo, orientación sexual y religión. Además, pretendemos reducir las diferencias entre los más afortunados y los más desfavorecidos de nuestras sociedades.