Desarrollo de startups y tecnologías europeas

El 14 de diciembre de 2020, en plena era del teletrabajo, los usuarios de internet europeos sufrieron una de las últimas caídas de servicio de Google que afectaron a todo el continente [1]. Muchos usuarios pudieron observar de primera mano la dependencia del continente europeo en la tecnología digital extranjera: correo electrónico, búsquedas, comercio electrónico, entretenimiento… Así continúa una larga lista de servicios que utilizamos todos los días y que, en su gran mayoría, no son desarrollados por compañías europeas.

La tecnología digital ha supuesto la siguiente gran revolución tras la revolución industrial. De la misma manera que el petróleo se convirtió en el recurso más valioso, en esta última revolución los datos se han convertido en el activo más precioso para las empresas [2], catapultando la valoración en bolsa de aquellas empresas que mayor rendimiento saben sacar de ellos. Así como, conduciendo a un crecimiento sostenido a aquellos países que han sabido subirse al tren de esta nueva era de la tecnología.

Figura 1. PIB principales economías (Fuente: Banco Mundial)

Todo indica a que Europa se está quedando descolgada en esta revolución de los datos que se utilizan para el desarrollo de las tecnologías de inteligencia artificial. Esto se traduce en una falta de desarrollo local de estas tecnologías, falta de empresas y con ello, la consecuente fuga de talento, estancamiento de salarios y de capacidad recaudatoria.

Analizando las causas de este estancamiento, podemos observar un denominador común tanto en China como en Estados Unidos: la existencia de un mercado único interno con un tamaño considerable como para permitir economía de escala. Por otro lado, la existencia de grandes industrias tradicionales en el continente, junto con la tradicional prudencia de los inversores europeos, pudieron influir en la falta de emprendedores. [3] 

No obstante, en pleno 2021, la Unión Europea habla más que nunca sobre la soberanía tecnológica [4] y necesita buscar soluciones urgentemente. Es importante admitir la existencia del problema para encontrar una solución. 

¿Cuáles son algunas de estas posibles soluciones? [5] [6]

  • Completar el mercado único. El mercado único europeo lleva siendo desde hace años una de las prioridades de las autoridades europeas. Lo cierto es que hoy sigue tratándose de un mercado fragmentado. Son muchos los servicios digitales a los que se puede acceder desde cualquier país de la Unión, aunque siguen existiendo barreras en el comercio electrónico o licencias audiovisuales. En la economía digital, el tamaño importa, y el éxito de las compañías americanas (GAFA) y de las chinas (BATX) así lo demuestra. Es necesario un mercado único e integrado que facilite el surgimiento de empresas digitales que se fundamentan en un gran mercado interno para luego salir al mercado exterior.
  • Encontrar el balance entre innovación y regulación. La Unión Europea es conocida por sus multimillonarias multas a grandes empresas tecnológicas (la comisaria para Una Europa Adaptada a la Era Digital es a su vez comisaria para la competencia). Es necesario permitir el marco regulatorio que permita a las empresas crecer sin trabas y crear grandes empresas digitales a través del éxito y no por ley. Debe garantizarse un enfoque prudente de las nuevas tecnologías que garanticen los derechos de los usuarios. No obstante, es difícil explicar la implementación de nueva regulación a productos lejanos todavía a su fase de comercialización

Chart, line chart

Description automatically generated

  • Pasar de ser un arbitro en Europa a una potencia tecnológica [4]. Europa ha perdido la ola de los servicios digitales, las tecnologías móviles, así como la primera ola de la inteligencia artificial [7]. Sin embargo, Europa se encuentra entre las regiones con mayor número de expertos y talento en inteligencia artificial, aunque China avanza a grandes pasos. En general, los líderes europeos reconocen la importancia de la inteligencia artificial y las nuevas tecnologías como motor de cambio, pero se observa una infrafinanciación con los respectivos planes de China y Estados Unidos. La Unión Europea ha incrementado el gasto en IA a través de su plan Horizonte 2020 en un 70% hasta llegar a los 1.500 millones en el periodo 2018-2020. Sin embargo, este esfuerzo económico es todavía insuficiente comparado con las inversiones públicas y privadas de sus competidores. Una verdadera apuesta por el desarrollo de tecnología propia requiere de un verdadero impulso económico que, a su vez, promueva la inversión privada.
  • Un plan para el desarrollo del emprendimiento en Europa. En una época en la que gran parte del desarrollo de tecnológico es llevado a cabo por empresas privadas, es importante contar con el ambiente adecuado donde las empresas puedan prosperar. Ese crecimiento debe ser alimentado con el dinero proveniente de inversores y fondos de capital riesgo. Es por ello, que Europa necesita un plan para aumentar la inversión interna en startups y la atracción de capital extranjero. Este plan puede replicar otros modelos que han funcionado en el pasado, como Yozma [8], una iniciativa del gobierno israelí que consiguió incrementar la inversión en capital riesgo desde 58M$ hasta 3,300M$ entre 1991 y 2000, a partir de la división del riesgo entre inversores y Estado y la formación de una fuerza local.

Chart, bar chart

Description automatically generated

Chart

Description automatically generated

Europa necesita nuevos ideas y planes para avanzar en el desarrollo de tecnología. Necesita colaboración público-privada para aumentar la inversión en investigación y desarrollo. Y por último, necesita un ambiente propicio para el surgimiento de empresas y la transferencia del conocimiento. 

REFERENCIAS

[1] Toledano, B. (2020, 14 diciembre). La caída de Google llega a su fin: Gmail, YouTube y otros servicios vuelven a la normalidad. EL MUNDO. https://www.elmundo.es/tecnologia/2020/12/14/5fd755b0fdddff24688b45c2.html 

[2] The Economist. (2017, 6 mayo). The world’s most valuable resource is no longer oil, but data. https://www.economist.com/leaders/2017/05/06/the-worlds-most-valuable-resource-is-no-longer-oil-but-data 

[3] Candelon, F., Bürkner, H., Duranton, S., Lang, N., Carlo, R. C., & Bondt, M. (2021, 25 enero). Europe Can Catch Up in AI, But Must Act—Today. BCG Global. https://www.bcg.com/publications/2020/europe-can-catch-up-in-ai-but-must-act-today 

[4] Franke, U. C. E. H. (2020, 30 julio). Europe’s digital sovereignty: From rulemaker to superpower in the age of US-China rivalry. ECFR. https://ecfr.eu/publication/europe_digital_sovereignty_rulemaker_superpower_age_us_china_rivalry/ 

[5] Bughin, J., Seong, J., Manyika, J., Hämäläinen, L., Windhagen, E., & Hazan, E. (2019, 20 noviembre). Tackling Europe’s gap in digital and AI. McKinsey & Company. https://www.mckinsey.com/featured-insights/artificial-intelligence/tackling-europes-gap-in-digital-and-ai# 

[6] Körner, K. (2020, marzo). (How) will the EU become an AI superstar? Deutsche Bank Research. 

[7] Ortega, A. (2017, 24 julio). Europe has missed the boat as far as major Internet platforms are concerned; other opportunities remain. Elcano Blog. https://blog.realinstitutoelcano.org/en/europe-has-missed-the-boat-as-far-as-major-internet-platforms-are-concerned-other-opportunities-remain/ 

[8] Wikipedia contributors. (2020, 12 diciembre). Venture capital in Israel. Wikipedia. https://en.wikipedia.org/wiki/Venture_capital_in_Israel