Corona-bonos y solidaridad económica en tiempos del COVID-19

Volt - Solidaridad

Corona-bonos y solidaridad económica en tiempos del COVID-19

A la luz de la discusión sobre la posibilidad de una emisión conjunta de deuda de la Eurozona y en reacción a la angustia económica causada por la actual pandemia de COVID-19, pasamos a describir la posición de Volt Europa:

  1. Es necesaria una rápida ayuda financiera para los países europeos necesitados para promover y demostrar la solidaridad europea en esta crisis. Este es un momento para mostrar la coordinación europea y una respuesta común decisiva al riesgo materializado de la grave catástrofe sanitaria que afecta a Europa. Este es el momento de ayudar a los necesitados, con el fin de ayudar a todos los miembros de la Comunidad Europea. El riesgo de inacción supondrá una depresión económica duradera en la zona euro y una mayor división política dentro de la zona euro.
  2. Las grandes medidas fiscales son inevitables para evitar el desempleo masivo y las bancarrotas, ya que las medidas de salud pública limitarán drásticamente la actividad económica. Ya se estima que el shock económico de un bloqueo parcial de tres meses requerirá gastos fiscales de alrededor del 10% del PIB para una mitigación exitosa, correspondiente a entre 1 y 2 billones de euros para la zona euro. 1 Los gobiernos europeos deben ser capaces de tomar las medidas necesarias para proporcionar liquidez, beneficios por falta de trabajo, así como subsidios en efectivo para trabajadores independientes, hogares y empresas. Esto es necesario para proteger a sus ciudadanos, estabilizar la economía y revivirla gradualmente en paralelo a la eliminación gradual de las medidas de bloqueo.
  3. Hay países, entre ellos los más afectados por Covid-19, específicamente Italia y España, que no pueden financiar una respuesta de política fiscal tan grande sin hacer que sea cada vez más costoso o imposible financiar tales medidas confiando solo en los mercados. Si estos Estados no pueden promulgar las medidas que otros Estados miembros con una deuda pública más baja pueden proporcionar a sus ciudadanos, nos enfrentamos a una depresión prolongada en aquellos Estados miembros que todavía están limitados por las consecuencias de las crisis financieras de 2008/2009. Creemos que si se produce una depresión económica de este tipo, los Estados miembros incurrirán en costos masivos a través de los efectos del contagio económico.Si podemos, por otro lado, salvar y mejorar la integración económica europea todos los Estados miembros se beneficiarán. Cómo aún está por verse qué economías de Europa finalmente se verán más afectadas por la pandemia, el aseguramiento de la solidaridad económica brinda protección a cada Estado miembro.

https://clausen.berkeley.edu/wp content/uploads/2020/03/COVID_2b.pdf

4. Aplaudimos las medidas ya adoptadas y propuestas actualmente por los Estados miembros individuales, el Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea, el Consejo Europeo y el Banco Europeo de Inversiones (BEI). El Programa de Compra de Emergencia Pandémica (PEPP) del BCE envía una señal clara de que el BCE está dispuesto a mostrar un alto grado de flexibilidad y de nuevo hacer “lo que sea necesario” para garantizar condiciones financieras estables para todos los miembros de la Eurozona. El programa europeo sin trabajo SURE, según lo anunciado por la Comisión, es un paso en la dirección correcta. Sin embargo, su alcance es demasiado limitado y las modalidades de financiación aún no están claras. El BCE tiene límites sobre lo que puede hacer que están consagrados dentro de su mandato. La Comisión y el Banco Europeo de Inversiones, en este momento, no controlan los fondos suficientes, y el compromiso alcanzado por el Eurogrupo el jueves (09.04.2020) por la noche no es suficiente para cubrir los costos masivos de la crisis inmediata. Las medidas de 200.000 millones de euros de apoyo a las empresas europeas a través del BEI cuentan con nuestro pleno apoyo, pero hasta ahora no se han otorgado garantías de los Estados miembros para financiar este programa. Incluso si fue financiado en su totalidad, a nuestro juicio, las medidas tomadas hasta el momento no son suficientes dados los efectos económicos estimados.

5. Para financiar los gastos fiscales necesarios dentro de la configuración actual de las instituciones europeas, apoyamos la introducción de “Coronabonos”, una gran emisión de deuda conjunta única para contrarrestar el daño económico causado por COVID-19, garantizado conjuntamente por todos Estados miembros. Esto implica que los Estados miembros deben comprometer capital adicional sustancial al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Creemos que el ESM ( Mecanismo de Estabilidad Europea) es el mecanismo más práctico para emitir estos bonos, ya que actualmente cuenta con un sistema establecido de gobierno, base de capital y puede emitir bonos tan rápido como sea necesario en una situación crítica, tal como nos encontramos. Específicamente, Se debe establecer una nueva “Corona-Línea de crédito” de una magnitud que permita a los Estados miembros financiar los gastos necesarios, respaldada por garantías adicionales de todos los Estados miembros del MEDE. La condicionalidad para acceder a esta línea de crédito debería ser mínima: para acceder, los Estados miembros deberían tener que demostrar simplemente que su economía se ha visto afectada por la pandemia, y que las contramedidas necesarias probablemente conducirán a problemas financieros sin intervención. Esto calificará a los países para el acceso inmediato, si es probable que haya dificultades financieras. Los bonos adicionales emitidos por el ESM deben emitirse con un vencimiento tan largo como sea posible para estirar el costo de manera óptima entre múltiples generaciones en el espíritu de compartir riesgos (proponemos un mínimo de 30 años) . Por ahora, debemos minimizar el estigma pidiendo ayuda. Sin embargo, las condiciones de acceso pueden ser discutidas y potencialmente revisadas en el futuro, permitiendo flexibilidad para reaccionar a las circunstancias concretas en el mediano plazo.

The estimated fiscal expenses to successfully withstand the shock of just a three month partial lock-down are estimated at 10% GDP (1-2 Trillion Euro): https://clausen.berkeley.edu/wp-content/uploads/2020/03/COVID_2b.pdf . The national fiscal measures so far only measure 3% GDP and especially the countries that were so far affected most severely had a comparatively small fiscal response.

6. Además, proponemos que la condicionalidad de las líneas de crédito ESM (Mecanismo de Estabilidad Europea) establecidas se adapte en consecuencia. Específicamente, los requisitos para acceder a las líneas de crédito “Asistencia financiera preventiva” y “Préstamo de rescate soberano” deben ser los mismos que los requisitos que establecimos para la nueva “Línea de crédito Corona” anterior. Los fondos de ESM para salvaguardar la estabilidad del sistema bancario (“Programa de recapitalización bancaria”) debería incrementarse de 60 mil millones a 200 mil millones. Este mecanismo debe aplicarse con flexibilidad y no solo cuando los recursos del gobierno nacional del banco se agotan para evitar un peligroso círculo de retroalimentación negativa entre la debilidad fiscal de un Estado miembro y las debilidades de su sector bancario.

7. Además, una emisión conjunta de deuda de suficiente magnitud a través del Banco Europeo de Inversiones es una opción que apoyamos. Con estos fondos, el BEI podría ofrecer préstamos a empresas en una crisis crediticia. La configuración sería similar a la de la opción descrita del mecanismo de estabilidad europea. Mientras se proporcionen fondos suficientes, somos imparciales sobre si van a los Estados miembros o inmediatamente a las empresas de la zona euro. Una ventaja sería que una institución europea (aunque regida por los Estados miembros) podría decidir sobre programas para apoyar a las empresas (y posiblemente a los hogares) sin intermediación a través de los tesoros nacionales. Sin embargo, esto también podría ser problemático, ya que los tesoros nacionales pueden estar técnicamente mejor equipados para distribuir fondos de manera más rápida y eficiente. En general, damos la bienvenida a una solución en la que la UE tenga más control sobre dónde se gastan los fondos, en lugar de menos.

8. Los cisnes negros existen y estamos ante uno de ellos; o sea,un acontecimiento extraordinario e inverosímil con un alcance letal sobre la economía. No había un riesgo moral ex ante, y tal desafío requiere una respuesta política común para el bloque europeo. Con el fin de encontrar rápidamente un consenso entre posiciones profundamente arraigadas, sugerimos establecer inmediatamente programas conjuntos de emisión de crédito por un período de tiempo limitado. Los riesgos morales a menudo reclamados estarán limitados por listas blancas y / o negras para el uso de los préstamos. Los usos aceptables son los programas nacionales de liquidez y rescate, el desempleo y los programas de desempleo. Debido a que no se dispone de mucho tiempo, los préstamos deben ser accesibles de inmediato, con la opción de multas en casos de uso ilegítimo.

9. Nuestra perspectiva a largo plazo sobre la emisión conjunta de deuda es que necesitamos un Tesoro europeo que tenga la facultad discrecional de recaudar impuestos y emitir Eurobonos Los representantes democráticos de la Unión Europea y no los Estados miembros deben tomar decisiones sobre cómo gastar los fondos adquiridos de esta manera para mitigar el riesgo moral. Reconocemos que es, política y legalmente, un hueso mucho más difícil de roer y pretendemos respaldar esta demanda con propuestas detalladas sobre cómo hacerlo. Sin embargo, como nos vemos como europeos, no podemos eliminar una economía europea entrelazada, y consideramos que es necesario tomar el camino hacia una mayor integración lo más rápido posible para resolver el problema de la falta de gobernanza financiera que vemos hoy. La mejor solución a largo plazo es que la zona euro se convierta en una unión fiscal y política adecuada, con una tesorería centralizada y controles institucionales y parlamentarios más fuertes sobre cómo se gasta su dinero. Hemos recorrido un largo camino desde las monedas nacionales y las economías estatales cerradas. Vemos la gran recompensa de tener una economía europea unida en beneficio de todos sus ciudadanos, basada en la cooperación. A eso es a lo que queremos aspirar.

*Ideally, a treasury for the whole of the European Union, although we recognize that this would likely require that the remaining states adopt the Euro and thus the Eurozone is a more likely candidate in the short-term.