Posicionamiento de Volt España sobre la crisis del Coronavirus – Covid19

Nos encontramos en un punto crítico para el futuro de la Unión Europea, la crisis del Covid-19 además de presentar un desafío al sistema sanitario y económico de los países, ha mostrado la realidad de los intereses nacionales. El modus operandi en toda la UE está siendo fragmentado, llevando inevitablemente a soluciones tardías que lejos de solucionar el problema ayudan a su propagación en todo el continente. 

Con una Unión Europea fuerte, unida y con instituciones comunitarias, la crisis inevitable habría sido resuelta con medidas eficaces y rápidas, evitando tantas pérdidas.

En Volt Europa trabajamos por construir esta Unión Europea, una Unión de cooperación, de solidaridad, que pone al ciudadano en el centro sin importar su nacionalidad. 

Por ahora, la crisis sanitaria y las medidas de contención están teniendo unas consecuencias económicas de dimensiones históricas, tanto a nivel español como a nivel europeo. Se están interrumpiendo las cadenas de suministros, cerrando las fábricas, bloqueando regiones enteras y un número creciente de trabajadores está luchando para asegurar sus medios de vida. Todos estos desarrollos conducirán a crecientes pérdidas económicas. En esos momentos de crisis, los problemas tanto sanitarios como económicos se están manejando a escala nacional, y no europea.

Además, los datos sobre la epidemia carecen de precisión, tanto en España como en el resto de Europa. La información que se da por parte de todos los gobiernos es parcial y no permite mostrar las consecuencias reales de la enfermedad, lo que genera angustia y desconfianza en la ciudadanía. Aunque sepamos la incertidumbre generada por la crisis, y lo difícil que es encontrar soluciones, la información debe ser más transparente para generar confianza en los ciudadanos. 

Frente a la urgencia de la situación, una Unión Europea más fuerte y coordinada surge como la única solución para superar problemas globales. 

Desde Volt Europa, apostamos por las fronteras abiertas dentro de la Unión Europea. La facilidad de transmisión del coronavirus nos demuestra que las fronteras no son la respuesta correcta. No compartimos frontera con China y sin embargo la pandemia nos atacó en tiempo record. El virus no conoce fronteras ni nacionalidades, nosotros tampoco. Por tanto, queremos la unión de los Estados de Europa, a través de medidas conjuntas. 

Sin embargo, tal proyecto necesita una Europa más ágil y flexible. En el caso del coronavirus, el hecho de que las materias sanitarias y financiera sean competencias exclusivas de los países ha demostrado su ineficacia. Entonces, creemos que un sistema de sanidad europea más eficiente, flexible, y solidario pudiera cubrir las necesidades de la población en casos excepcionales como estos, donde los recursos puedan ser derivados a donde más haga falta a nivel europeo, sin distinción de naciones. 

Esta solidaridad debe aportarse también a nivel económico. No queremos cometer los errores producidos en la crisis del 2008 y queremos enfocarnos en la gestión de la deuda en el proyecto de los eurobonos y una mayor unión fiscal. Por lo tanto, agradecemos a las diferentes medidas tomadas por la Unión Europea ahora, como  la plena flexibilización de las normas presupuestarias de los estados miembros y la dotación directa de 37.000 millones de euros destinada a dar liquidez a las PYMES y al sector sanitario. 

Pese a todo y ante la compleja situación que vivimos debemos ser positivos y queremos agradecer al sistema sanitario, a las fuerzas de seguridad, a los comercios que continúan abriendo todas las mañanas garantizando el suministro a la sociedad y a toda la gente en sus casas. Gracias a todas las personas de todos los sectores en primera línea por vuestro trabajo durante esta coyuntura social. Contad con Volt Europa.